Rayuela: Julio Cortázar | Sutil acercamiento a su lectura

“Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

¡Adivinen! No, esta cita no es de Canserbero, pertenece a Cortázar y se encuentra entre las páginas de este maravilloso libro.


Todos hemos leído obligatoriamente Rayuela en algún momento de nuestra vida (o al menos intentado) y luego, lo hemos vuelto a leer (seguro que somos muchos, yo me incluyo) unos años después, donde nos percatamos no sólo de la importancia de este libro en la historia de la literatura sino en lo diferente que resulta de la mayoría.

 

Rayuela está formada por 155 fragmentos que el lector puede combinar a su antojo. Además del orden lineal, Cortázar -que empezó el libro redactando el actual fragmento 41- incluyó en las primeras páginas un “tablero de dirección” que arranca en el 73.

Es decir, el libro puede leerse de diferentes maneras, y esto, lo explicaré más adelante.

Publicado en 1963, es una referencia fundamental de la literatura hispanoamericana, a lo que conocimos en su momento como el Boom latinoamericano. Con esta forma de lectura, Cortázar quería representar el caos, el azar de la vida y la relación indiscutible entre lo creado y la mano del artista que lo hace.

 

Sinopsis

Debido al azar de su lectura, simplificando, puede decirse que Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un intelectual argentino con pocos recursos económicos, en dos épocas de su vida.

rayuela.jpg

La primera parte transcurre en París, se deduce que en la década de los 50, y nos expone su relación con Lucía, apodada La Maga, una joven uruguaya que carece de los conocimientos de Horacio, pero que aporta una calidez y vitalidad particulares.

La relación entre Horacio y La Maga es complicada y llega a su clímax cuando el hijo de ésta, a quien llamaba Rocamadour, muere. La Maga desaparece, y Horacio desata una búsqueda incansable por su amor.

En el transcurrir de su viaje en busca de Lucía, Oliveira se reencuentra con un viejo amigo de la infancia, Traveler, y su esposa Talita, es aquí cuando inicia esta “segunda época” de la vida de Horacio.


Como mencioné al principio, Rayuela ofrece diferentes libros por sus modalidades de lectura, aún así, se conocen dos como los principales.

El primer libro de “Rayuela” lo leeremos en un orden lineal, terminando en el capítulo 56 (Sí, se lee solo hasta este capítulo) Está formado por dos partes: “Del lado de allá” y “Del lado de acá”. En ambas, se presenta la trama esencial o historia del libro.

En el segundo libro tenemos la segunda alternativa de lectura y comienza en el capítulo 73. En esencia encontraremos nuevas incorporaciones paisajistas, los “capítulos prescindibles”, a la estructura argumental delineada anteriormente. Está formado por “otros lados”.

Es un clásico de la literatura hispanoamericana y merece ser leído. Por su innovación, por sus personajes (¿Quién no quiso alguna vez ser La Maga? ¿Quién no ha querido que le amen de tal manera?), por sus reflexiones sobre la vida, la muerte, el arte y el amor. Por sus enriquecedores diálogos, por sus diferentes tramas, por su profundidad y lectura amena.

Mi capítulo favorito: Capítulo 7: El beso,

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.


Reconocidos escritores opinaron…

«Ningún otro escritor dio al juego la dignidad literaria que Cortázar, ni hizo del juego un instrumento de creación y exploración artística tan dúctil y provechoso. La obra de Cortázar abrió puertas inéditas.» Mario Vargas Llosa.

«Cortázar nos ha dejado una obra tal vez inconclusa pero tan bella e indestructible como su recuerdo.» Gabriel García Márquez

 

Sobre el autor

Julio Cortázar nació en Bruselas –Bélgica– el 26 de agosto de 1914, fallece en París –Francia– el 12 de febrero de 1984. Fue un escritor, profesor y guionista.

Hijo de padres argentinos. Su padre fue destinado a la Embajada de Argentina en Bélgica. Su familia se refugia en Suiza durante la Primera Guerra Mundial hasta 1918, que regresan a Buenos Aires (Argentina). Obtiene el título de maestro en 1932.

Se identifica con el Surrealismo a través del estudio de autores franceses. Sus obras se reconocen por su alto nivel intelectual y por su forma de tratar los sentimientos y las emociones. Fue un gran seguidor de Jorge Luis Borges.


A pesar de haber realizado distintas publicaciones durante todos estos años, no se hace famoso hasta la publicación de Rayuela (1963), su obra maestra que refunda el género.

Cortázar destaca por sus misceláneas o del género “almanaque”, donde mezcla narrativa, crónica, poesía y ensayo, como por ejemplo en La vuelta al día en ochenta mundos (1967) y 62, modelo para armar (1968).

Poco antes de fallecer, publica su libro de poemas Salvo el crepúsculo(1984) y los artículos Argentina, años de alambradas culturales (1984).

El 12 de febrero de 1984 murió en París a causa de una leucemia.

En 1996, se publica póstumamente su ensayo Imagen de John Keats y en el 2009 aparece Papeles inesperados, una obra miscelánea encontrada por su primera esposa, Aurora Bernárdez.

Fuente: Cervantes

 

Decidí hacer un top 5 de libros que he leído, Rayuela es el primero y espero que la lectura de esta brevísima reseña haya sido de agrado.

Por acá, comparto con ustedes una entrevista a Cortázar donde habla del libro en cuestión.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s